Los funcionarios de la Fiscalía Seccional, inclui-dos agentes del CTI, permanecie-ron atentos a las denuncias de los ciudadanos tanto de Tuluá como de los municipios vecinos. La insti-tución de control informó el recibo de 98 denuncias en total.

Con la premisa de combatir la corrupción administrativa tanto en el sector público como en el privado, se instaló ayer en Tuluá el programa Bolsillos de Cristal en cumplimiento de una disposición emanada del propio Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira.

La instalación corrió por cuenta del Director Seccional de Fiscalías, Álvaro Duque, quien, como cabeza de un equipo de investigadores de la Unidad de Administración Pública, recibió las primeras denuncias por parte de la comunidad.

El funcionario precisó que, si bien el programa opera desde Tuluá, sus alcances irán a los municipios de San Pedro, Andalucía, Bugalagrande, Riofrío y Trujillo hasta donde se espera que lleguen los brazos de la justicia.
En la jornada de ayer, que se cumplió en el Club Colonial Comfenalco, el equipo de la Fiscalía General de la Nación recibió una serie de denuncias, algunas de ellas presentadas por los Comités de Veeduría Ciudadana que operan en los municipios señalados mientras que otras se entregaron de manera individual.

Las instalaciones del Club Colonial fueron divididas en cubículos, varios de ellos debidamente cubiertos para proteger la identidad de los denunciantes, quienes contaron con todos los protocolos de seguridad.
Duque anunció que con la instalación de la estrategia Bolsillos de Cristal en Tuluá, se inicia la lucha frontal contra la corrupción en la administración pública sin descuidar los llamados elefantes blancos, aquellas obras empezadas en el pasado y que hasta el momento no han sido concluidas, convirtiéndose en focos de despilfarro de los recursos públicos.

Varias de las denuncias instauradas ayer ante la Fiscalía General de la Nación fueron revisadas de inmediato y cotejadas con el listado de investigaciones en curso, a fin de no caer en la apertura de un nuevo proceso. Aquellas que pasaron ese primer filtro, fueron asumidas por la Unidad de Delitos contra la Administración Pública, puntualizó el Director Seccional de Fiscalías.

Denuncias serias y directas

Al terminar la primera jornada de recepción de denuncias del programa Bolsillos de Cristal en Tuluá, el director Seccional de Fiscalías, Álvaro Duque, precisó que, en lo sucesivo, se empiezan a hacer las verificaciones en torno a los casos para la apertura de las investigaciones respectivas.
Entre las denuncias más relevantes presentadas ayer, se destacó la que hizo un arenero, quien señaló que aunque la Agencia Nacional Minera no ha emitido aún ninguna licencia respecto de la extracción de este material de río Tuluá, en el sector de Papayal se viene realizando esta actividad con máquinas y en horarios nocturnos y días festivos.

Los fiscales también recibieron una denuncia en relación con el decomiso de la dosis mínima, señalando que, después de la incautación de alucinógenos, algunos uniformados no están haciendo la entrega completa a las autoridades y proceden a su venta para lucrarse del ilícito.
Pero quizás la denuncia que más impacto causó fue la que hizo José Luis Correa, un discapacitado en silla de ruedas quien acusó al alcalde Gustavo Vélez de discriminación al hacerlo retirar de la calle Sarmiento, donde fungía como vendedor ambulante, violándole el derecho al trabajo.

Señaló que se opuso a recibir el ofrecimiento del programa de discapa-cidad de la Administración Municipal referente a un lugar en las denominadas Zonas Azules porque lo considera discrimi-natorio y puso en conocimiento de los fiscales la intimidación de que ha sido objeto en los últimos días.