«…Todo el estudiantado debería unirse y no pasar de agache, esperando resultados…».

En este momento tan coyuntural en el que la masa de estudiantes de las universidades públicas ha decidido salir a las calles y decretar cese de actividades académicas hasta tanto el Gobierno Nacional demuestre con hechos y no con enredos ni pañitos de agua tibia el financiamiento de la educación superior por medio del presupuesto, es preciso como sociedad brindarles todo el apoyo.

Máxime que si se toman como ejemplo magnas instituciones como la Universidad del Valle estamos garantizando calidad en el ejercicio de las profesiones una vez que los jóvenes que hoy luchan, el día de mañana representan el futuro del país.

Aun así, si los profesores, personal administrativo, padres y familias enteras nos unimos a este voz a voz y aguante, es preciso que sean los mismos estudiantes los que hagan la presión. Me ha tocado ver en lo que respecta a Tuluá en el transcurso de estos días, que son unos pocos los que le meten el hombro, los que se pintan, los que gritan arengas, incluso son pocos los que se tiran al piso para pintar las carteleras que con tanto fervor alzan en las calles queriendo expresar la intencionalidad de lo que piden. No es coherente. Todo el estudiantado debería unirse y no pasar de agache, esperando resultados que en últimas benefician al conjunto total.

El paro ya se inició y la comunidad estudiantil no debe desfallecer. Deben sostenerlo, no deben pensar en la presión de cancelación de semestre, no deben pensar en el tiempo que crean estar perdiendo. Muchachos ustedes representan la juventud. ¿Para qué tanto afán de terminar los pregrados si en las condiciones que se vienen quizás no lo van a terminar? Deben pensar en el cambio que están por lograr. Ser parte de las decisiones gubernamentales a gran escala. Ser parte de la historia del país, en la que se diga que miles de jóvenes en el año 2018, dieron una gran batalla por la educación pública. Lo que no se logre esta vez, la misma historia se los cobrará. Adelante Univallunos. Es su momento.