La pareja de esposos presentaba impactos de escopeta y heridas de arma blanca en sus cuerpos.  Al parecer varias personas participaron en el crimen

La angustia y la zozobra por la que atravesaba la familia de una pareja de esposos campesinos, por su extraña desaparición desde el pasado domingo, terminó el miércoles anterior cuando fueron informados del hallazgo de sus cuerpos sin vida en un paraje rural de este municipio.

Luego de cuatro días de intensa búsqueda, fueron hallados los cadáveres de la pareja de esposos que se encontraba desparecida en esta localidad del norte del Valle, después de haber salido de su finca ubicada en la vereda Manzanillo, para realizar la compra de una motocicleta nueva.

La pareja fue identificada en las diligencias de ley como Ferney Cuartas Díaz, un agricultor de 54 años de edad y su esposa Ana Camayo Salinas, ama de casa de 42 años de edad, quienes residían en la finca El Porvenir en la vereda Manzanillo.

Las informaciones indicaron que los cadáveres fueron hallados en una zona boscosa, con varios perdigones y heridas de arma blanca en diferentes partes del cuerpo.

La desaparición

Frente a la desaparición de la pareja de esposos, Mariluz Artistizábal, una de sus familiares, manifestó que ellos se habían desplazado el pasado sábado hasta el casco urbano de Sevilla con el propósito de comprar una motocicleta nueva, y hasta ese momento conocieron del paradero de Ferney y Ana María.

“Desde ese día los llamamos con mucha insistencia y los teléfonos sonaban apagados”, manifestó la familiar, quien dijo además que ese mismo día la pareja compró la motocicleta Auteco Pulsar NS 160.
Pero sus familiares continuaron en la búsqueda por toda la región hacia donde ellos se dirigían, la vereda Manzanillo, siempre guardando la esperanza de hallarlos con vida.

Las autoridades

Por su parte, el mayor Julio Fernando Mora Escobar, comandante del Tercer Distrito de Policía con sede en Sevilla, indicó que frente a la escena del crimen y la forma en como fueron hallados los cuerpos de la pareja Cuartas Camayo, se descarta el robo de la motocicleta recién adquirida, ya que el vehículo fue hallado metros más adelante de los cuerpos.

De acuerdo con las investigaciones y averiguaciones por parte del equipo de inteligencia de la Policía en Sevilla, el doble homicidio podría obedecer a una venganza personal.

Esta hipótesis ha tomado fuerza en las últimas horas, pues una de las víctimas había denunciado amenazas en contra de su vida tras una negociación que había hecho por una finca del sector hace varios meses.

El equipo de investigadores de la Policía y la Fiscalía analiza las imágenes de las cámaras de seguridad de las fincas de la región, buscando las pistas que les permita dar con los responsables del asesinato de esta pareja de esposos que se había caracterizado por su amabilidad y entrega a los demás.

Los familiares y allegados a la pareja esperan que las autoridades entreguen resultados oportunos sobre la captura de los responsables de este crimen y así sus muertes no queden en la impunidad.