Las dos adultas fueron dejadas al cuidado de una familiar del corregimiento Nariño. Las normas vigentes contienen severas sanciones pecuniarias y de prisión para los maltratadores.

El que sigue inmediatamente es el del proceso que Santrich tiene pendiente en la Corte Suprema de Justicia, por supuestamente haber coordinado el envío de cocaína a Estados Unidos.  Este tema, que además lo tiene en capilla para una posible extradición a Estados Unidos para pagar condena por ese delito, fue una de las razones de la polvareda política que levantó su posesión.

Desde el lunes, cuando se rumoró con mucha fuerza que estaba a punto de jurar como congresista, el presidente Iván Duque se mostró muy inconforme con ello.

Desde Argentina, en donde estaba de visita oficial, Duque dijo que “¿cómo puede uno permitir que en el país tengamos un mafioso posesionándose como un congresista?” y apenas minutos después de que Santrich llegara de manera oficial al Congreso agregó que “es hora de hacer justicia porque hay mucho descaro en estar en una operación de narcotráfico después de la firma del acuerdo” de paz.

Duque hizo un llamado a la Procuraduría para que suspenda la posesión de Santrich e hizo lo propio con la Corte Suprema, a la que instó a avanzar en la investigación por narcotráfico y a pedir orden de captura y avalar su extradición.

Pero no es tan simple como lo plantea Duque. El mismo procurador Fernando Carrillo explicó que no puede emitir decisiones en relación a una posible suspensión Santrich porque no se cumple una condición básica para que pueda proceder y genera una controversia jurídica: los presuntos hechos por los que es investigado penalmente no sucedieron cuando era congresista.

Expertos en derecho constitucional indican que la solicitud que hizo Duque no procede. 

“El Presidente le envía un mensaje al Procurador sin tener en cuenta que ese cargo no se encuentra bajo la suprema inspección del Presidente, como ocurría en la Constitución de 1886”, explicó el expresidente de la Corte Constitucional, Alfredo Beltrán. 

Por otro lado, en el caso de la Corte Suprema, desde el mismo tribunal se informó que se está avanzando en la recolección de las pruebas, tanto en Colombia como en el exterior para avanzar en la investigación. Así lo confirmó el presidente de la corporación Álvaro García. 

“La Corte está esperando que la Sala de Instrucción tome las decisiones que correspondan y lo hará con base en las pruebas”, precisó García. 

De acuerdo con el magistrado, la Sala está a la espera de las pruebas que fueron pedidas a las autoridades extranjeras por medio de una carta rogatoria. “Ya dijeron que están esperando, no sólo las pruebas que decretaron aquí en Colombia, sino las que pueden decretar en el extranjero y una vez tengan ellos con que tomar una decisión adoptarán la que consideren prudente”.

No asistió a su primer día

Estrategia o ausentista. Esas fueron las dos palabras que rondaron en la Cámara de Representantes en la tarde de este martes, luego de que el nuevo congresista Zeuxis Pausias Hernández Solarte, más conocido como Jesús Santrich, no llegó a su primera sesión plenaria a la que debía asistir.

La ausencia de Santrich fue otro de los elementos que se han dado entorno a su posesión, la cual se dio muy temprano en la mañana en la oficina 706B. Ese acto fue muy particular, porque no es común que un representante se juramente de su cargo en la oficina que le asignaron, sino que lo debe hacer es ante el presidente de la corporación en el Salón Elíptico o, en su defecto, en las oficinas de la presidencia o secretaría de la corporación.

El representante a la Cámara, aunque no se excusó de forma válida ante la Secretaría General de la Cámara, al parecer no fue a la sesión porque se dedicó a atender asuntos jurídicos pendientes que tenía ante la Corte Suprema, alto tribunal al cual llegó luego de juramentarse, y posteriormente fue a la Justicia Especial de Paz.

Como Santrich no tuvo excusa válida para no asistir a la plenaria, ahora se procederá a verificar si procede a que le descuenten su primer día de salario, el cual asciende a 1,1 millones de pesos.