Funcionarios de la CVC y la Secretaría de Agricultura y Fomento de Buga, adelantaron las acciones de control en el parque Biosaludable de El Vergel en la Ciudad Señora.

Por las redes sociales se especuló sobre el brote de una enfermedad que amenazaba el entorno del Parque Lineal. CVC la descartó totalmente

Ante los insistentes y crecientes rumores en las calles de la Ciudad Señora y que viralizaron en las redes sociales afirmando la presencia de una enfermedad que tenía en riesgo la fauna del parque biosaludable El Vergel, la CVC a través de sus expertos se pronunció y descartó la presencia de un virus en el lugar y sus entornos.

“Todo indica que dichas aves murieron como consecuencia de la caída accidental de sus nidos, por procesos naturales de esta especie conocida como coquito o ibis negra», indica el reporte de la entidad ambiental.

Agrega el informe que tras recoger muestras sanguíneas, coprológicas y realizar necropsias a algunas aves, se dio como resultado que la muerte de todos fue por traumatismo generado por las caídas y no por envenenamiento o enfermedades de tipo zoonótico.

Gustavo Alberto Trujillo Barrientos, biólogo de la CVC, explicó que una de las estrategias de supervivencia de esta especie es el “infanticidio parental” en aves, que consiste en un comportamiento dirigido a ahorrar energía mediante le eliminación de las crías con menor probabilidad de supervivencia y aumentar así la del resto de los polluelos.

“Los rechazados no podrán volver al nido, ya que serán rechazados y su probabilidad de supervivencia será muy baja».

«Esta especie es de amplia distribución, pero por la pérdida continua de biodiversidad, deforestación y expansión de la frontera agrícola, han venido desplazándose hasta llegar a centros poblados y lugares como el parque Biosaludable, con variedad de árboles de alto porte”, indicó por su parte Maricel Peña, profesional de la CVC.

Las recomendaciones

Los expertos de la entidad ambiental indicaron que es necesario efectuar un manejo silvicultural consistente en una entresaca a los relictos de bambú, extrayendo los tallos secos, partidos y parte de los tallos maduros, con lo que se busca aumentar entrada de luz y aireación al sector, aclarando que no se va a realizar erradicación alguna, por el contrario, se busca mejorar su estructura y su estado.

«De esta manera, se da un parte de tranquilidad a la comunidad bugueña descartando la existencia de una temible enfermedad» indicó Trujillo Barrientos.