Los estudiantes de las instituciones educativas Industrial y Corazón del Valle esperan que el municipio de al programa una cobertura del 100% antes de finalizar el año lectivo.

Secretaría de Educación Municipal anunció que gestionará más recursos para lograr el objetivo

La escasa cobertura en las raciones de la alimentación escolar en varias instituciones educativas del municipio hizo que los estudiantes de los colegios Industrial Carlos Sarmiento Lora y Corazón del Valle se manifestaran esta semana en una marcha pacífica por las calles céntricas de la ciudad.

La protesta estudiantil estuvo centrada en la petición de aumento de las raciones para estudiantes de los últimos grados en razón a que muchos de estos alumnos no cuentan con una buena alimentación en sus casas.

«Necesitamos que los estudiantes de los grados séptimo a 11 también cuenten con alimentación durante las horas de clase porque en lo que hace al Industrial por ejemplo, solo cubre hasta sexto» señaló Astrid Domínguez, personera estudiantil de esa entidad.

Situación similar se vive en la institución educativa Corazón del Valle, cuyos estudiantes también hicieron parte de la protesta, solicitando el incremento de los desayunos escolares para los estudiantes de los grados superiores.

Según la líder estudiantil del Industrial Carlos Sarmiento Lora, solo 228 de los 1.200 estudiantes que tiene la entidad están recibiendo alimentación escolar, lo que representa un déficit sumamente alto.

«La Secretaría de Educación Municipal dijo que había que gestionar ante el Ministerio de Educación el aumento de las raciones puesto que, según dijo el secretario Wi-llington Rodríguez, los recursos del municipio son limitados» precisó Astrid Domínguez.

Al respeto, el funcionario señaló que efectivamente está gestionando una mayor asignación de recursos para el PAE local, señalando que actualmente este programa cuenta con un presupuesto de $ 6.585 millones, mediante los cuales se les proporciona alimentación a 17.700 estudiantes.

Agregó que según los lineamientos del Ministerio de Educación, la alimentación se debe entregar de manera priorizada, primero a los estudiantes rurales, luego a los de la jornada única y después a los de básica primaria para ir aumentando gradualmente, según el presupuesto, a la secundaria.