Según el Instituto Nacional de Salud, en enero de este año se presentaron dos mil casos más que en el mismo mes del 2018. Estas son las regiones del país con más reportes.

Solo en enero, las autoridades territoriales de salud reportaron 4.359 casos. Esta cifra representa un aumento de 2.176 en el mismo mes de 2018, cuando el Instituto Nacional de Salud (INS) registró 2.183, es decir, un aumento del 199,6 %. El INS señala que los departamentos con más casos son Norte de Santander (817), Meta (511), Antioquia (462), Tolima (450), Córdoba (446) y Cesar (178).
Así mismo, el INS sostiene que se estudian 22 muertes, que se produjeron en Carepa (Antioquia), Atlántico, Bolívar, Córdoba, y nueve regiones más.

Expertos sostienen que lo importante es evitar las complicaciones y mortalidad, porque la enfermedad tiene un comportamiento benigno. 22 muertes asociadas en el país en lo corrido del año son un problema muy grave de salud pública, porque la mayoría siempre son evitables y están relacionadas con limitaciones de acceso y calidad de la atención en Salud.

Para el epidemiólogo Carlos Humberto Orozco este comportamiento tiene que ver directamente con el ciclo reproductivo del zancudo aedes aegypti –nombre científico–, que básicamente se da por la maduración del huevo.
“Este puede mantenerse a temperaturas de hasta menos 20 grados celsius, es decir, puede sobrevivir a una temporada fría y de lluvias normal en el país”, explica.

¿influye El Niño?

Orozco es enfático al señalar que no es exagerada la coincidencia entre aumento de casos y presencia del Fenómeno de El Niño: “cuando hay condiciones de calor, como las de ahora, el zancudo cumple su ciclo reproductivo”.

Sobre la enfermedad, la Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que “se presenta en climas tropicales y subtropicales del planeta”.
Además, explica que para identificar si usted padece la afección, debe tener en cuenta que los síntomas pueden aparecer entre 3 y 14 días después de la picadura e “incluyen fiebre de 40 grados, dolor de cabeza intenso, dolores musculares, náuseas, entre otros”.
Orozco agrega que el pico se da entre enero y julio, tradicionalmente, ya que son los meses en los que se registran las temporadas más altas. “Hay que tener en cuenta que casi siempre las temporadas de lluvias van seguidas de temporadas de calor, por esa situación estos picos coinciden con el ciclo del zancudo”.